La joya escondida del surf en el Pacífico

Filipinas y sus innumerables islas son una joya escondida del surf en el Pacífico. Este país es un gran desconocido para gran parte del mundo, para alegría de algunos y el pesar de otros. Situado en el sudeste asiático, es un país tropical bañado por las aguas del océano pacífico y bendecido también por sus olas. Muchas veces queda eclipsado como destino surfero por su país vecino, Indonesia con Bali como epicentro del surf de la región. No obstante sus aguas y sobretodo, sus magníficas olas no tienen nada que envidiar a las de su hermano del sur, con el valor añadido de ofrecer algunas playas casi desiertas y la enorme hospitalidad de sus locales. Olas para todos los niveles y aguas cálidas y cristalinas en las que poder surfear todo el día sin necesidad de neopreno, solo tú, tu tabla y tu bañador.

Ceremonia del Siargao International Surfing Cup

EPOCAS del AÑO

Los mejores meses para encontrar buenas olas consistentes son entre agosto y enero en la costa este y de febrero a abril en la costa oeste. Aunque, a lo largo del año, las costas de Filipinas se benefician de las olas creadas por los tifones y las tormentas tropicales que cruzan las aguas del Pacífico y del mar de la China. Los meses de mayo, junio y julio son los menos recomendables para organizar un viaje de surf al archipiélago, ya que las condiciones acostumbran a ser más inconsistentes con largos días sin olas. La temporada de las competiciones empieza a finales de septiembre con el Siargao International Surfing Cup donde podemos ver a los mejores surferos del país, pero también a muchos participantes extranjeros. Otras competiciones tienen lugar a lo largo de los meses de octubre y noviembre en los mejores spots Filipinas.

En el norte, encontramos mayoritariamente olas formadas por bancos de arena o beach breaks, perfectas para aprender a practicar el surf, para niveles intermedios y para amantes del longboard. Las islas del sur ofrecen olas más grandes y potentes, creadas por los arrecifes que flanquean la costa, generando tubos perfectos. pero que requieren un nivel más avanzado para poder surfear con seguridad en días de fuerte oleaje. En condiciones normales, estas olas de arrecife o reef breaks son asequibles para todo el mundo aunque el fondo rugoso puede provocar cortes y rasguños, por lo que hay que ir bien equipado, es recomendable usar booties y medir bien tus capacidades.

 

CLOUD 9

Es la ola más famosa del país, calificada entre las 10 mejores olas del mundo, gracias a sus magníficos tubos de derecha y de izquierda creados por el arrecife. No obstante, es también una de las olas más concurridas y donde la competencia es mayor. Para poder surfear aquí hay que tener un nivel alto ya que se trata de una gran ola con un fondo poco amigable. Recuerda también respetar las normas de etiqueta exigidas en el agua para evitar conflictos con los surferos locales. Su ubicación en la isla de Siargao, al sureste del archipiélago, ofrece a los amantes del surf muchos otros spots menos concurridos y asequibles que la famosa ola. Esta isla es, sin duda, la meca del surf en el país con spots onshore (en la playa) y offshore (mar adentro) a los que solo se puede llegar en Bangka (las típicas barcas de los pescadores locales) asegurándote una sesión de surf mucho menos concurrida que en la playa. El acceso a la isla se puede realizar en avión con vuelos desde Manila y Cebú, así como en ferry desde las islas colindantes.

En Luzón, a un radio de entre 3 y 5 horas en coche desde Manila, podemos disfrutar de buenas olas y muchísimos eventos relacionados con el surf. Son playas bastante concurridas ya que el surf es un deporte muy popular en este país y los aficionados que viven en Manila aumentan cada año. Por otra parte, estas playas ofrecen también muchas comodidades, con buenas infraestructuras y tiendas especializadas donde encontrar todo el material necesario. Se celebran numerosos eventos, competiciones de surf, conciertos y fiestas, con lo que el surf no es la única distracción que ofrecen estas destinaciones. Su proximidad a la capital los hace destinos turísticos concurridos todo el año, sobre todo los fines de semana.  

En general, podríamos decir que toda la costa este del país ofrece posibilidades de surf para todos los niveles. Otros destinos que aún no hemos mencionado, pero que van a satisfacer a los amantes del surf más aventureros se encuentran en las islas del sur, en Samar y al nordeste de Mindanao.  Playas desiertas, aguas cristalinas y olas consistentes en un entorno idílico son la mejor descripción del paraíso que he visto jamás. En estos spots de ensueño hay que llevar todo tu equipo ya que no vas a encontrar tiendas especializadas ni recambios para tu material. Son lugares bastante aislados por lo que el acceso requiere más tiempo que los mencionados anteriormente pero merece la pena. Estos rincones ofrecen magníficas condiciones de surf, una población local muy acogedora y pocos o casi ningún turista. Son el lugar ideal para vivir una experiencia única, surfear increíbles tubos y echar la siesta en una hamaca esperando que suba la marea de nuevo como única preocupación. Vibraciones isleñas 100%, lejos de aglomeraciones pero también lejos de lujos y de algunas comodidades. ¿Estás preparado para una auténtica aventura surfera?

Share this post