surf_filipinas_viajar_vacaciones

Experiencias de una surfer en Filipinas

Mis primeros contactos con el surf en Filipinas tuvieron lugar en lugares próximas a Manila, ciudad por la que la mayoría de la gente entra en el país. La proximidad y la facilidad de acceso fueron los principales motivos para empezar a descubrir los spots de surf de la isla de Luzón. De esta forma podía empezar a tomar contacto con el país, la cultura y su gente, para luego aventurarme a explorar otros destinos más lejanos y fuera de los circuitos concurridos.

Los principales destinos de surf en Luzón, son pueblos con infraestructuras bastante desarrolladas en los que si bien desconectas del ajetreo de Manila, tienes cierta sensación de continuidad con la vida en la ciudad. Se puede llegar en autobús desde Manila, con trayectos aproximados de entre 3 y 6 horas. En estas playas encontraras una variada oferta de alojamientos, desde opciones más simples a cómodos hoteles, así como tiendas especializadas con todo el material necesario para la práctica del surf y clases particulares o en grupos. La mayoría de los turistas vienen de Manila, siendo muchos del país pero también con gran afluencia de extranjeros. Por las noches los bares, los Karaokes y las discotecas son el punto de encuentro después de la jornada en la playa.

Es fácil crear vínculos y terminar participando en expediciones de surf que se organizan entre amigos, con los que puedes reencontrarte a la vuelta en Manila o en otros spots de la isla cuando hay previsiones favorables de surf. Podríamos decir que existe una comunidad bastante cohesionada que comparte la pasión por el surf y que participa en los numerosos eventos que tienen lugar en la región. Para atraer más público y promocionarse, las localidades  organizan regularmente competiciones amateurs de surf acompañadas de conciertos y otras animaciones, subastas de material para distintos fines benéficos y eventos varios para la concienciación sobre la protección del océano y la conservación del agua.

Para mí, la aventura llegó al desplazarme a las islas del sur muchos menos desarrolladas y menos concurridas por turistas. Ya solamente el viaje puede convertirse en una odisea comparado con los destinos de Luzón, ya que hay que tomar distintos medios de transporte: avión, barco, furgoneta, autobús, jeepneys o tuc-tucs, la variedad es impresionante y decidir la mejor ruta puede ser complicado. Es importante dejar lugar a la improvisación y armarse de paciencia y buen humor para afrontar las probables modificaciones en tu plan de viaje. En lo referente a los alojamientos, a menudo estos se encuentran en la ciudad más próxima, lejos de la playa con las olas a la que quieres dirigirte. En este momento tendrás que escoger entre depender de los vetustos transportes locales, alquilar una moto para ir todos los días desde el hotel o aventurarte a la vida en la playa.

 

 

Después de varios días de ir y venir, finalmente me decidí por la tercera opción; una tienda de campaña, una hamaca y una lámpara frontal son aliados indispensables para esta aventura. Lo que descubres después es una vida relajada, con grandes aprendizajes de supervivencia y una asimilación al modo de vida local. Las mareas y las olas determinan el ritmo de tu vida, las hogueras en la playa sustituyen las ajetreadas discotecas y karaokes de las playas del norte, y el contacto con extranjeros se reduce a ocasionales encuentros. A medida que te ganas la confianza de los locales, vas descubriendo las joyas que guardan los alrededores en los días sin olas: cabañas en alta mar donde se crían peces, cuevas subterráneas atravesadas por ríos, impresionantes saltos de agua, sin olvidar las fiestas locales y la comida tradicional. Es increíble lo que puedes aprender de la gente de estos lugares y de ti mismo, cuando decides renunciar a las comodidades cotidianas y abrazar las recompensas de una vida simple junto al mar.

Magníficos anocheceres en la playa, siestas en tu hamaca con vistas al mar, expediciones de pesca y un sinfín de aventuras que se quedarán para siempre contigo. 

Share this post